La capacidad de las redes sociales de llegar a un gran público e influir en los usuarios las hace desembarcar como una herramienta efectiva para cualquier campaña electoral

El uso de las redes sociales como una herramienta fundamental en la estrategia de una campaña electoral es cada vez más frecuente. El enorme alcance que se puede conseguir a través de redes sociales y la capacidad de generar relatos y compartir información al margen de los medios de comunicación son los principales atractivos que los Dircoms políticos ven en las redes sociales.

La llegada de los medios de comunicación de masas hace algo más de medio siglo primero, y el auge de la influencia de la web 2.0 después, son dos elementos que explican la importancia que ha cobrado la comunicación política y el Marketing político en cualquier campaña electoral. Y a pesar de que las redes sociales ya lleven con nosotros más de una década, se identifica la campaña electoral de Estados Unidos del 2016 como el principio de un auge exponencial de las redes sociales en la esfera política. A menudo se relaciona el triunfo de Donald Trump en la campaña electoral de las elecciones presidenciales de 2016 con su uso efectivo de las redes sociales. Especialmente del uso de Twitter y Facebook.

Pero, ¿hasta qué punto las redes sociales pueden influir en una campaña electoral? ¿Qué poder tienen las plataformas sociales en nuestra toma de decisiones? En este artículo analizaremos cómo han sido utilizadas las redes sociales en campaña electoral. También trataremos de analizar hasta qué punto el contenido de Facebook, Twitter o Instagram nos incitan al consumo.

Donald Trump: el presidente que utiliza las redes sociales para absolutamente todo

Para constatar el auge de las redes sociales en la esfera política nos podemos fijar en la realidad mediática de Estados Unidos. La campaña electoral de Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016 se diferenció por dos acciones a nivel mediático: La primera, el uso indiscriminado de las redes sociales por parte del candidato. La segunda, una guerra abierta contra los medios de comunicaciones, a los que Trump acusó de difundir Fake News.

Justamente, las Fake News se han encontrado en el ojo del huracán del funcionamiento de las redes sociales. La libre publicación y difusión de información por parte de millones de perfiles pone en duda los límites entre libertad de expresión y rigor en la información. La difusión de bulos y noticias falsas y la creación de relatos ficticios o engañosos, pero no falsos, se encuentran separados por una fina línea difícil de discernir. Pero parece que Twitter ha tomado cartas en el asunto, llegando a censurar tuits del propio Donald Trump por difundir mensajes “falsos” o que “incitan a la violencia”.

Las ventajas de las redes sociales en una campaña electoral

De hecho, la principal ventaja de las redes sociales es la inexistencia de intermediarios entre el emisor y el receptor. En este caso, Trump disponía de un canal (las redes sociales) con el que difundir sin el filtro de los medios de comunicación. Las redes sociales, pues, otorgan la capacidad de difundir un mensaje masivo sin tener que depender de ningún otro canal.

Durante sus cuatro años de mandato, Donald Trump ha publicado, de media, 48 tuits a la semana. En cambio, sus comparecencias y ruedas de prensa ante los medios de comunicación han caído en picado.

Por otro lado, otro de los objetivos de los Dircoms políticos en las redes sociales pasa por el Big Data. Las redes sociales son capaces de llegar a una audiencia inimaginable anteriormente sin los medios de comunicación. Una audiencia a la que, si consigues interpelar, también puedes conseguir sus datos personales. Además, las campañas en Instagram, Facebook o Twitter permiten segmentar de forma muy específica a los públicos y llegar a aquellas personas que más interesa.

Finalmente, las redes sociales son también una  herramienta eficaz para campañas negras que consigan desmovilizar al oponente. Según el profesor Roberto Rodriguez, autor del ensayo “Trump 2016: ¿presidente gracias a las redes sociales?”, Trump también utilizó Facebook y Twitter para realizar campañas que desmovilizaran a los votantes de Clinton.

A pocos días de la próxima contienda electoral presidencial en EE.UU, y en medio de una nueva campaña electoral, el uso de las redes sociales está siendo hegemónico por parte de los dos candidatos norteamericanos. Una vez constatada la enorme capacidad de las redes sociales para llegar a la gente, todavía  nos queda saber cuál de los dos candidatos será capaz de sacar un mayor provecho en estas elecciones.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.