La comunicación corporativa se ha convertido en una herramienta esencial para el tejido empresarial español, con un peso elevado de pymes

La falta de modelos de gestión orientados a clientes, la infraestructura y el volumen de negocio son las principales barreras de las pymes para implementar la comunicación corporativa

Las pymes suponen la parte principal del tejido productivo de España, con más de 1,3 millones de corporaciones. Si a esta cifra le sumamos los trabajadores autónomos (1,5 millones) suponen la inmensa mayoría de empresas del país. Se tratan de pequeños negocios, que mayormente no superan los 10 empleados y que habitualmente deben competir con grandes empresas. En un entorno cada vez más competitivo se ha convertido en imprescindible contar con un valor de marca y una estrategia de comunicación corporativa. Sin embargo, los costes que supone contar con una estrategia de comunicación, normalmente son vistos para los empresarios como una movilización de recursos inasumible o no prioritaria. A este hándicap se le uno la falta de conocimientos específicos de las tareas a realizar y del retorno que se puede conseguir.

En este artículo trataremos de desmentir ciertos mitos sobre la complejidad de la comunicación corporativa. También explicaremos el  impacto y retorno que puede tener una buena estrategia de comunicación digital y expondremos algunos consejos a pequeños empresarios para poner las primeras piedras de su construcción comunicativa.

Comunicar con los recursos disponibles

El teórico y psicólogo Paul Watzlawick es globalmente conocido por sus teorías de comunicación humana. Watzlawick partía de la base que es imposible no comunicar. Todo comportamiento es una forma de comunicación. Por lo tanto, como no existe forma contraria al comportamiento, tampoco existe la no comunicación. Esto nos lleva a la reflexión que cuando una pyme no comunica, realmente sí lo está haciendo, pero de forma ineficaz o incluso perjudicial para su propia marca. La comunicación corporativa aporta a la pyme incrementar el grado de conocimiento de su organización y transmitir el valor de la marca. Pero además, es capaz de transmitir los valores de la empresa y a mejorar la atención al cliente.

En definitiva, la comunicación corporativa trata de transmitir a sus públicos sus rasgos diferenciales. El alma de la pyme. Y, por lo tanto, la comunicación se acaba convirtiendo en la propia esencia de cualquier compañía.

En relación a los altos costes que supone una estrategia de comunicación para una empresa, hay que tener en cuenta  ciertas consideraciones. En primer lugar, que tener un presupuesto ajustado no debería ser nunca la excusa para no llevar a cabo una buena gestión. Es preferible llevar a cabo menos acciones, pero realizarlas. En segundo lugar, actualmente existen múltiples herramientas digitales (muchas de ellas gratuitas o asequibles) para comunicar. Realizar un plan de comunicación ajustado a las posibilidades de la pyme es siempre la mejor opción.

Comunicación corporativa y pymes: más que una herramienta, una necesidad

A menudo se vincula la comunicación corporativa y el marketing digital como herramientas comerciales. Sin embargo, su acción va mucho más allá. La comunicación corporativa debe considerarse una parte importante de la planificación estratégica. De este modo podemos establecer la imagen de marca, determinar los públicos, establecer el mensaje y anticiparnos a posibles crisis.

Teniendo en cuenta el amplio abanico de herramientas comunicativas digitales, la comunicación corporativa del siglo XXI supone una oportunidad para las pymes para competir directamente con las grandes empresas.  Además, las herramientas de comunicación digital permiten medir resultados de forma inmediata y tener un control de nuestros públicos. También nos permitirá incrementar ese público y generar nuevos leads. En definitiva, conocer mejor quién se interesa por nuestra pyme y por qué.

Web, blog y Redes Sociales: La columna vertebral de comunicación corporativa para pymes

Cualquier estrategia de comunicación corporativa del siglo XXI debe empezar por tener una página web de la propia compañía. La web se convierte en el punto de partida de la comunicación, donde expondremos a nuestros públicos quienes somos y a qué nos dedicamos. El segundo paso de la comunicación es el blog. El blog proporciona al usuario contenidos que pueden ser compartidos en las redes sociales. También permite que las organizaciones puedan ofrecer información relativa a sus productos o servicios. Además, es una herramienta central para posicionar la web de la pyme y aumentar el tráfico. Por otro lado, también tiene capacidad de generar confianza entre los clientes.

Finalmente, las redes sociales amplificarán nuestras acciones comunicativas a los diferentes públicos. Las redes sociales son una herramienta central para llegar a nuestros públicos. Sin embargo, primero hay que determinar bien aquellas redes sociales dónde se encuentra nuestro Target. Las redes sociales transmitirán nuestro valor de marca, y además generarán tráfico a nuestra página web.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.